Archived entries for poder

encerrado

(escuchando black rebel motorcycle club, specter at the feast)

llamaron a la puerta por primera vez en tres años, ocho meses y seis días. se sobresaltó. vivía al margen del mundo real, del tráfico, de las calles, de la gente. su única conexión era lo que veía a través del doble cristal de protección del apartamento del piso veinticuatro. era un habitáculo de veintitrés metros cuadrados en los que tenía todo lo necesario para sobrevivir durante el tiempo que llevaba encerrado. un váter, un lavabo, una ducha, que también utilizaba para lavar y tender la escasa ropa que tenía (dos mudas compuestas por calzoncillos, camiseta interior y calcetines, mono de trabajo y zapatillas deportivas), un mueble a modo de cocina que contaba con dos fogones, un cajón (con dos cubiertos completos), un armario (con algunos utensilios), un escurridor y una campana extractora, una cama de dos metros por uno treinta, una mesa de tres metros de largo y dos sillas, una en cada extremo. en uno de ellos, el que estaba más alejado de la ventana, había dos ordenadores portátiles y un sobremesa que utilizaba como servidor. sobre una cajonera, cinco libretas de doscientas hojas cada una, dos cajas de lápices del número 2, diez gomas de borrar y tres sacapuntas. en una de las paredes podían verse las marcas de una una puerta camuflada. una vez al día, siempre mientras se duchaba, a las seis y treinta y cinco minutos de la mañana, recibía las raciones de comida que había contratado la semana antes de encerrarse. eran alimentos perecederos de producción ecológica, fruta, verdura, carne, pescado, pasta fresca, que constituían las cinco comidas diarias que él mismo cocinaba o preparaba. todas las dosis habían sido perfectamente calculadas para mantenerse en unos niveles adecuados de nutrientes, proteínas, vitaminas y energía, que le permitían continuar con la misión que se había propuesto. al terminar cada comida, lanzaba los restos a un triturador de basura situado bajo los fogones, que se deshacía de cualquier cosa que caía en sus cuchillas, fregaba los platos, los ponía a escurrir. era una vida de rutinas muy marcadas, que debía seguir sin pensarlo siquiera, ya que todas y cada una de sus neuronas debían concentrarse en el diseño, usabilidad y programación de un solo proyecto. su proyecto. su misión. y hoy era el último día, hoy el mundo entero lo sabría, hoy lo publicaría todo y sería el principio de una nueva era. volvieron a golpear la puerta, esta vez con insistencia.

Norman Stansfield: traedme a todo el mundo.
hombre de Stansfield: qué quieres decir a todo el mundo?
Norman Stansfield: a todo el mundo!

Gary Oldman & Keith A. Glascoe, Leon, el profesional.

creación

(escuchando JD McPherson, let the good times roll)

al comienzo no sabías que era el comienzo. cómo empezó la creación. pero todo sucedió repentinamente. todo fue de manera diferente a lo que puedas pensar. al inicio solo había doce apóstoles. eso fue antes de que yo encontrara a mis seis apóstoles, antes de que el mundo fuera mejor. les contaré la historia desde el principio, cuando aún vivía con mis padres. Dios existe. vive en Bruselas. es un imbécil. maltrata a su esposa y a su hija. mucho se ha contado de su hijo, pero casi nada de su hija. Su hija soy yo. éste es mi padre. él es Dios. incluso antes de la creación del mundo mi padre ya era un pedazo de mierda… entonces, creó Bruselas. ya había creado otros seres, pero no dieron buen resultado. algo no fue bien. entonces creó al hombre a su imagen. con él podía hacer lo que quisiera. mucho mejor, sí, mucho mejor. Eva. Enoc engendró a Irad. Irad engendró a Mehujael. Mehujael engendró a Metusael, Metusael engendró a Lamec. etcétera, etcétera. ahí­ fue cuando todo comenzó. Él puso a la gente
en contra. En su nombre. por Dios! por Alá. por Baal! así­ pues, ahora conocéis exactamente cómo fue la creación.

Pili Groyne, el nuevo, nuevo, testamento.

guerra

(escuchando bitter, Me’Shell Ndgegeocello)

terminó el verano y empezó la guerra. una guerra nos está consumiendo el tiempo, las miradas, las sonrisas y las ganas. una guerra que está empezando a hacer mella en los padres, las madres, los maestros, los abuelos, los tíos, los amigos y, sobre todo, en los niños, las mayores víctimas del conflicto y la única razón por la que se lucha. porque, sí, ellos son la única razón por la que se lucha, por ellos y por su mañana, lleno de incertidumbre y de futuros sin nombre de profesión, con la palabra crisis escrita en neón. por ellos, para que aprendan que la dignidad, la unión, los principios, la verdad, la cultura, la nostra llengua, la educación y la paz, son valores más importantes que una semana, dos, o un mes, sin clases. terminó un verano extraño, en el que el agua estuvo a punto de hervir, pero que no parecía tener ninguna intención de hacerlo, y empezó la guerra. ellos con las cerillas y el principio de la mecha, nosotros con el barril de dinamita. las consecuencias, que casi seguro serán más que soluciones, todavía están por ver. para ellos, el sentido común no es razón suficiente para mantenerse en el campo de batalla, sólo las palabras dichas desde la tribuna de un mitin hace ya varios años (unas palabras que, si se leen bien, se convierten en una trampa para los que las pronunciaron). para nosotros, la intolerancia, las dictaduras del más fuerte o con más policías, el desprestigio y los insultos y el rodillo de los que hablan de mayorías silenciosas (háganse bien los números, por favor), son la punta de un iceberg que lleva demasiado tiempo creciendo hacia abajo. por eso hablan de leyes de símbolos y convivencia, de aplicación en la libertad del que dicta las leyes por vía de urgencia, de gritos sin importancia, de niños rehenes, de inmovilismo y de politización de las víctimas. porque, como en toda guerra, nadie juega limpio. ellos hacen listas negras, infiltran, crispan, hablan en voz baja, le plantan cara a los gritos con cordones policiales, y miran desde la ventana del despacho como la calle levanta los brazos y cómo la indignación se convierte en desesperación y luego, qué duda cabe, en llanto y finalmente en silencio. nosotros, por nuestra parte, también tenemos lo nuestro. el yo a éste no lo quiero ni mirar, el no hablo contigo si no te bajas los pantalones hasta los tobillos, el no me da la gana, o el insulto, son monedas de cambio de un frente que se está extendiendo a todos los ámbitos. con lo mediterráneos que somos en esta isla que se llamaba de la calma y en las tres restantes. pero así es esta guerra. los familiares de las víctimas se están convirtiendo en verdugos con un hacha llamada grito como única arma. porque es la única que queremos utilizar.

habrá un millón de personas, aquí en nuestro país, que se asombrarán, ofenderán y horrorizarán ante vuestra unión, y tendréis que afrontar esas consecuencias tal vez durante el resto de vuestra vida. pero debéis ignorar a esos pobres diablos, o compadecerlos, porque son esclavos de sus prejuicios, fanatismo ciego, odios y estúpidos miedos. y, cuando llegue el caso, debéis uniros el uno al otro estrechamente desafiando a esos mentecatos. cualquiera podría poner un montón de objeciones acerca de vuestro matrimonio… pero la replica es tan sencilla que no se atreverán a ponerlas.

Spencer Tracy, adivina quién viene esta noche.

por si alguien quiere más información.
cadena ser, hora 25.
la sexta, el intermedio (en la tercera parte)

coincidencias

(escuchando cómo se disipa la niebla más espesa y duradera que he visto en años)

diálogo tipo que podría aplicarse a los últimos acontecimientos ocurridos en este país, modificando sus protagonistas y el hecho en cuestión. o no?

Allen Richmond: qué sabemos, por ahora?
Gloria Russell: bueno, hemos revisado su matrícula. robó el coche de un lote de vehículos recuperados por la policía.
Allen Richmond: no se trata de un loco, verdad? ha contacto con nosotros?
Gloria Russell: Burton no cree que lo haga.
Allen Richmond: estoy de acuerdo. pido disculpas por mi comportamiento. no volverá a pasar. considéralo un mosquito en el limpiaparabrisas. y, por lo que a mí concierne, eso es lo que es ese tipo.
Gloria Russell: bueno, yo creo que puede llegar a ser algo más. él lo vio.
Allen Richmond: él no vio nada. vio a una mujer borracha a la que le gusta demasiado el sexo duro. es un ladrón. quién va a creerle? después de todo, no es que tenga ningún tipo de evidencia de nada.

Gene Hackman & Judy Davis, poder absoluto

barro

(escuchando el apocalipsis según mucho, mucho)

llueve barro, mucho barro. mancha las calles, las aceras, los coches aparcados, las motos, las papelereas y las farolas. mancha los autobuses de línea, los semáforos y la señalética de las autopistas. mancha los edificios, los solares, las terrazas, la arena de la playa y el mar. y mancha a las personas por fuera, un fuera que llega por dentro. no valen paraguas ni chubasqueros ni cazadoras, el barro lo traspasa todo, y llega hasta la piel. una piel que llevamos en las noches de insomnio, en las horas de diseño y programación, en cada uno de los bocados a la hora de cenar, en la cola del supermercado, en las desconexiones y cerveza y películas con los amigos. incluso debajo de la ducha. llueve barro, mucho barro. y no se va ni con jabón ni con lejía ni con nada. créanme, lo he probado casi todo. frotas y frotas y frotas y nada, que no hay manera. lo único que todavía no he probado es intentar sudar mucho haciendo ejercicio. pero no hay ningún deporte que me dé lo suficientemente bien para practicarlo mucho y llegar a sudar. alguien sabe si salir a la calle en busca de personas con un bate de béisbol se considera deporte? y, en caso afirmativo, conoce alguna tienda en la que vendan de segunda mano, que no está la economía para sustos?

adiós, adiós. gracias por pasar, adiós. babúm. ala, vaya hostia. ponte el casco, Jiménez del Oso. predica con el ejemplo. Faemino, siempre perdiendo.

letras

(escuchando dinosaur jr, i bet on sky)

en política, igual que en homeopatía, la combinación de distintos elementos entrega conclusiones distintos en función de quién lo interprete. en el caso de la medicina alternativa, dicen sus seguidores que, al agitar moléculas de agua mezcladas con muy pequeñas dosis de otros elementos, se genera una cantidad de energía que cambia su composición y la mezcla con la del elemento con el que estén en contacto. los científicos, sin embargo, dicen que es imposible que la fricción afecte a su composición molecular y mucho menos que la altere, aunque sea con energía calorífica. de hecho, afirman que, tras comprobar los efectos del agua sin elementos y con elementos homeopáticos, se puede afirmar que la homeopatía no es más que un placebo. eso dice la ciencia. por su parte, los creyentes en las medicinas alternativas dirán lo contrario y utilizarán teorías sobre elementos intangibles. más o menos como lo que ocurre en política. la combinación de las letras del alfabeto entrega resultados distintos, incluso diametralmente opuestos, en lo que a comprensión lectora se refiere, según quién la analice. si se hace caso de los lingüistas, incluso de personas con graduado escolar, las frases pueden tener un doble sentido, pero siempre y cuando exista de forma implícita. en caso contrario, el sentido es único y se basa en la definición que da la Real Academia de la Lengua de cada una de las esas combinaciones de letras, también llamadas palabras. el político, por su parte, otorgará un significado u otro en función de una serie de circunstancias que se modifican según las consecuencias que se deriven de la utilización de esas letras. que se crea en uno u otro sentido es una cuestión de fe y de nada más. aunque una eme y una i y una e y una erre y una de y una a puestas todas juntas sólo pueden significar una cosa.

lo mismo te digo una cosa que te digo la otra. Manuel Manquiña, airbag.

así

dijo que lo siento mucho, esto está muy mal y no hay otra. siempre hay otra, le contestó. no venga usted con excusas tópicas. siempre hay otra. de acuerdo, pero la otra no es factible en este momento, dijo como queriendo zanjar el tema. mire, eso se lo puede vender a otros, pero no a nosotros. si usted ha llegado hasta aquí es porque nosotros estuvimos ahí, así que ahora no me diga que no es factible. dígame no me interesa enemistarme con este o con el otro, pero no use tópicos superficiales conmigo. de acuerdo, entonces le diré que no me interesa que algunos se enemisten conmigo, le parece? me parece. lo que no me parece es que no le importe que no le importe enemistarse con el resto. es decir, con nosotros. empezó a desenvainar su espada. pero, claro, nosotros sólo servimos para que nadie se quede sin su trocito del pastel, no? el interrogante quedó rubricado por el sonido de la hoja al salir de su funda. se le quedó mirando con la espada frente a él y la respiración tensa pero controlada. la temperatura de la habitación bajó varios grados y el aire decidió condensarse en forma de pequeñas nubes que crecían y desaparecían con ritmo de cada bocanada. el emperador le sostuvo la mirada durante unos segundos. luego movió los ojos y, de reojo, dio la orden a uno de los guardas que flanqueaba la puerta del fondo. no hizo falta ni dio tiempo a nada más. el consejero notó un dolor helado en la parte derecha del cuello, justo cuando el filo del sable le quitaba la vida. la cabeza rodó por la habitación. el cuerpo cayó de rodillas y se mantuvo unos segundos en un intento vano de continuar la lucha. luego, se desplomó hacia adelante con un ruido sordo. dos hombres aparecieron de la nada y se llevaron el cuerpo hacia una salida lateral, arrastrándolo por las axilas. al salir, le dieron una patada a la cabeza, que rodó hacia fuera. más preguntas?, dijo el emperador.

no importa, cielo, quiero que seas feliz, quieres salsa sonriente también? Kevin Spacey, american beauty.

monarquía

(escuchando a las cigarras)

las situaciones más surrealistas requieren diálogos surrealistas. no?

Arturo: porque yo soy Rey.
aldeano: y como lo consiguió? explotando a los trabajadores, aferrándose a un dogmatismo imperialista que perpetúa las diferencias económicas y sociales de nuestra sociedad.
Arturo: silencio! te ordeno que te calles!
aldeano: ordena, eh? pero quién se creerá que es?
Arturo: soy vuestro Rey.
aldeano: ah, si? pues yo no le voté.
Arturo: a los reyes no se les vota.
aldeano: entonces, cómo llegó a ser Rey?
Arturo: la dama del lago, con el brazo enfundado en brillante seda, sacó una espada del fondo de las aguas significando así la divina providencia que yo, Arturo, debía portar la espada. por eso soy vuestro Rey.
aldeano: oiga, que a una mujer le dé por repartir espadas mojadas no es base para un sistema de gobierno. el supremo poder ejecutivo deriva de la voluntad de las masas, no de una absurda ceremonia acuática.
Arturo: silencio.
aldeano: no pretenderá ostentar el supremo poder ejecutivo porque una furcia natatoria le tiró una espada… lo mismo podía ir yo por ahí diciendo que soy Emperador porque una tia me lanzó una cimitarra… me llevarían al manicomio!
Arturo: pero bueno, te quieres callar?
aldeano: ah, ya está. la violencia inherente al sistema. socorro, socorro! me están reprimiendo!

Grahan Chapman & John Cleese, los caballeros de la mesa cuadrada y sus locos seguidores.

negocios

(escuchando el poco aire que corre moviendo las cortinas)

esto, últimamente y por muchas banderas que se cuelguen, es así.

no es personal Tom, sólo negocios. Al Pacino, el padrino.

misión

(escuchando pearl jam, rearviewmirror)

en la gran sala oscura del templo, los uniformes borran de un plumazo las identidades de las allí reunidas. olvidar los colores, los ornamentos y cualquier elemento que las distinga la una de la otra, las despoja de toda personalidad para convertirlas en una masa homogénea que se dirige en una misma dirección, la única, la más elevada. el silencio es denso y húmedo, las luces de la calle se dejan entrever por los diminutos ventanucos situados en la parte más alta de las paredes. en uno de los extremos de la sala, el contrario a la descomunal puerta de entrada, más elevado que el resto, se encuentra el púlpito y, sobre él, una mesa y una silla recia y sólida, que impone su poder sobre los bancos más bien endebles, colocados en dos columnas, en un nivel más bajo. ellas están de pie, cada una en su sitio, un sitio debidamente consensuado por estricto orden de jerarquía, pero sin marcar, para no desviarse ni un ápice de la configuración de masa. únicamente ocupan las dos primeras filas. el resto de bancos, que permitirían el acceso a más de trescientas personas, ahora se utiliza únicamente en los grandes eventos. en otros tiempos, siempre estaban llenos, pero ahora, todo se mueve bajo el pulsar de la anarquía y la corrupción de las mentes y los corazones. ya nadie hace caso de los mandatos universales y se olvidan de los únicos rasgos que les darán la inmortalidad. por eso es tan importante su misión, por eso deben infiltrarse en todos los campos de la sociedad y predicar por el bien común, el único por el que hay que luchar, el único por el que merece la pena vivir: su supervivencia y hegemonía sobre el resto. el resto, esos bastardos. el líder, el elegido para comunicarse con las más altas esferas de poder hace su entrada en la sala por una puerta lateral junto al púlpito. ellas miran al frente y levantan su brazo izquierdo. hail.

jodida gente! no tenéis ni idea de cómo defender una nación. Jack Nicholson, algunos hombres buenos.



Copyright © 2004–2009. All rights reserved.

rss. fet amb wordpress sobre el tema modern clix, un disseny de Rodrigo Galindez. cuinat a foc lent per useixantaquatre.com