Archived entries for justicia

definición

(escuchando the Köln concert, Keith Jarret)

primero hablaron de conspiración judeomasónica. pero, al final, descartaron la idea porque les sonaba algo antigua y, además, estaban casi seguros de que alguien la había usado antes. así que sumaron todas las neuronas y se pusieron a buscar. tras días y días de negociaciones infructuosas, al fin, uno que llevaba tirantes, se levantó, dio un golpe en la mesa y dijo ya lo tengo. fue así como se decidieron por pancatalanistas. esa sí era una buena palabra, sí señor. porque, además de que era real, existía, y nadie podía culparles de inventarse términos para la descalificación, podían, si querían, darle dos significados: el término que definía perfectamente al enemigo y, como prefijo, el que le querían quitar. además, al ser una palabra grandilocuente y con dos partes, le podían añadir el contenido que les diera la gana. socialistas, por ejemplo. o judeomasónicos, añadió uno de los más veteranos. o independentistas, dijo otro al que el de los tirantes miró como diciendo imbécil, eso va en catalanistas. incluso etarras. no estaba mal. ese era el término que se va a utilizar en todos los medios, es una orden. lo único era el discurso, que no les había salido muy creíble. pero, bueno, al fin y al cabo, con semejante palabra, quién iba a dar veracidad a que la oposición era capaz de montar todo aquel tinglado a nivel nacional y sacar a los habitantes de las Baleares, tan paraditos ellos, a la calle y en masa? en todo caso, daba igual. si era cierto, tenían buenas razones para actuar como estaban actuando, porque era una verdadera conspiración que amenazaba la unión del país y, sólo por eso, ya quedaban legitimizados para hacerlo. y, si no era cierto, quién iba a discutírselo? los mismos que habían salido a la calle e iban vestidos de verde? pobres, esos no tienen ni la menor idea de contra quién se enfrentan, los muy asamblearios. pero (en toda buena historia siempre hay un pero que es el que convierte el inicio en nudo y la hace interesante) había algo con lo que no contaban. los asamblearios luchaban por algo que ellos no podían entender. la guerra no era por una subida salarial, o por más minutos a la hora de la merienda o más vacaciones o más pagas extras. su lucha, y por ella sangraban lágrimas y tensiones y horas de sueño y cansancio emocional, físico, racional, brutal, era para boicotear las fábricas de barrotes que se estaban instalando por todo el territorio. cómo no dejarse el tipo para que sus hijos tengan las posibilidades que quieran? cómo no volver a salir a la calle a cantar L’estaca y darse ánimos y ganas en una concentración en silencio? cómo no hacer una pausa por sentido común y responsabilidad cuando no había forma de derrumbar la pared si no era con violencia? cómo no seguir hasta que ya no puedas más? cómo no volver a levantarse una y otra vez? cómo no buscar todas las posibidades? eso, enemigo mío, no se define con una sola palabra. o se siente en las tripas pintado de verde, o no se siente.

qué vamos a hacer mañana? hay un mundo de posibilidades. Phineas Flynn, Phineas y Ferb.

guerra

(escuchando bitter, Me’Shell Ndgegeocello)

terminó el verano y empezó la guerra. una guerra nos está consumiendo el tiempo, las miradas, las sonrisas y las ganas. una guerra que está empezando a hacer mella en los padres, las madres, los maestros, los abuelos, los tíos, los amigos y, sobre todo, en los niños, las mayores víctimas del conflicto y la única razón por la que se lucha. porque, sí, ellos son la única razón por la que se lucha, por ellos y por su mañana, lleno de incertidumbre y de futuros sin nombre de profesión, con la palabra crisis escrita en neón. por ellos, para que aprendan que la dignidad, la unión, los principios, la verdad, la cultura, la nostra llengua, la educación y la paz, son valores más importantes que una semana, dos, o un mes, sin clases. terminó un verano extraño, en el que el agua estuvo a punto de hervir, pero que no parecía tener ninguna intención de hacerlo, y empezó la guerra. ellos con las cerillas y el principio de la mecha, nosotros con el barril de dinamita. las consecuencias, que casi seguro serán más que soluciones, todavía están por ver. para ellos, el sentido común no es razón suficiente para mantenerse en el campo de batalla, sólo las palabras dichas desde la tribuna de un mitin hace ya varios años (unas palabras que, si se leen bien, se convierten en una trampa para los que las pronunciaron). para nosotros, la intolerancia, las dictaduras del más fuerte o con más policías, el desprestigio y los insultos y el rodillo de los que hablan de mayorías silenciosas (háganse bien los números, por favor), son la punta de un iceberg que lleva demasiado tiempo creciendo hacia abajo. por eso hablan de leyes de símbolos y convivencia, de aplicación en la libertad del que dicta las leyes por vía de urgencia, de gritos sin importancia, de niños rehenes, de inmovilismo y de politización de las víctimas. porque, como en toda guerra, nadie juega limpio. ellos hacen listas negras, infiltran, crispan, hablan en voz baja, le plantan cara a los gritos con cordones policiales, y miran desde la ventana del despacho como la calle levanta los brazos y cómo la indignación se convierte en desesperación y luego, qué duda cabe, en llanto y finalmente en silencio. nosotros, por nuestra parte, también tenemos lo nuestro. el yo a éste no lo quiero ni mirar, el no hablo contigo si no te bajas los pantalones hasta los tobillos, el no me da la gana, o el insulto, son monedas de cambio de un frente que se está extendiendo a todos los ámbitos. con lo mediterráneos que somos en esta isla que se llamaba de la calma y en las tres restantes. pero así es esta guerra. los familiares de las víctimas se están convirtiendo en verdugos con un hacha llamada grito como única arma. porque es la única que queremos utilizar.

habrá un millón de personas, aquí en nuestro país, que se asombrarán, ofenderán y horrorizarán ante vuestra unión, y tendréis que afrontar esas consecuencias tal vez durante el resto de vuestra vida. pero debéis ignorar a esos pobres diablos, o compadecerlos, porque son esclavos de sus prejuicios, fanatismo ciego, odios y estúpidos miedos. y, cuando llegue el caso, debéis uniros el uno al otro estrechamente desafiando a esos mentecatos. cualquiera podría poner un montón de objeciones acerca de vuestro matrimonio… pero la replica es tan sencilla que no se atreverán a ponerlas.

Spencer Tracy, adivina quién viene esta noche.

por si alguien quiere más información.
cadena ser, hora 25.
la sexta, el intermedio (en la tercera parte)

coincidencias

(escuchando cómo se disipa la niebla más espesa y duradera que he visto en años)

diálogo tipo que podría aplicarse a los últimos acontecimientos ocurridos en este país, modificando sus protagonistas y el hecho en cuestión. o no?

Allen Richmond: qué sabemos, por ahora?
Gloria Russell: bueno, hemos revisado su matrícula. robó el coche de un lote de vehículos recuperados por la policía.
Allen Richmond: no se trata de un loco, verdad? ha contacto con nosotros?
Gloria Russell: Burton no cree que lo haga.
Allen Richmond: estoy de acuerdo. pido disculpas por mi comportamiento. no volverá a pasar. considéralo un mosquito en el limpiaparabrisas. y, por lo que a mí concierne, eso es lo que es ese tipo.
Gloria Russell: bueno, yo creo que puede llegar a ser algo más. él lo vio.
Allen Richmond: él no vio nada. vio a una mujer borracha a la que le gusta demasiado el sexo duro. es un ladrón. quién va a creerle? después de todo, no es que tenga ningún tipo de evidencia de nada.

Gene Hackman & Judy Davis, poder absoluto

palabras

(escuchando Norah Jones, little broken hearts)

se pueden decir muchas cosas. pero Juan José Millás, el veintisiete de abril de este dos mil doce, lo dijo mejor que muchos en El País (esa sarta de periodistas de rojos).

un sindiós
desde que los ministros de Rajoy, en especial Montoro y Ana Mato, decidieron explicar didácticamente los porqués de la demolición del Estado, entendemos las cosas mucho mejor. he aquí un resumen, claro como el agua, de sus argumentos: se pone precio a la sanidad para que continúe siendo gratuita y se expulsa de ella a determinados colectivos para que siga siendo universal. se liquidan las leyes laborales para salvaguardar los derechos de los trabajadores y se penaliza al jubilado y al enfermo para proteger a los colectivos más vulnerables. en cuanto a la educación, ponemos las tasas universitarias por las nubes para defender la igualdad de oportunidades y estimulamos su privatización para que continúe siendo pública. no es todo, ya que al objeto de mantener el orden público amnistiamos a los delincuentes grandes, ofrecemos salidas fiscales a los defraudadores ambiciosos y metemos cuatro años en la cárcel al que rompa una farola. todo este programa reformador de gran calado no puede ponerse en marcha sin mentir, de modo que mentimos, sí, pero al modo de los novelistas: para que la verdad resplandezca. dentro de esta lógica implacable, huimos de los periodistas para dar la cara y convocamos ruedas de prensa sin turno de preguntas para responder a todo. nadie que tenga un poco de buena voluntad pondrá en duda por tanto que hemos autorizado la subida del gas y de la luz a fin de que resulten más baratos y que obedecemos sin rechistar a Merkel para no perder soberanía. a no tardar mucho, quizá dispongamos que los aviones salgan con más retraso para que lleguen puntuales. convencidos de que el derecho a la información es sagrado en toda democracia que se precie, vamos a tomar RTVE al asalto para mantener la pluralidad informativa. a nadie extrañe que para garantizar la libertad, tengamos que suprimir las libertades.

y, para que se note que los que dibujan también saben hacerlo para gritar, ahí va vocenconfutura. por todos los dioses, que no se olvide nadie.

no subestimes nunca el poder de la negación. Kevin Spacey, american beauty.

personas

(escuchando Cliff Martinez, bso drive)

ellos nos enseñaron a hablar, a pensar y a vivir como lo hacemos. habían pasado años de lucha, de soportar lo insoportable, de morir por pensar distinto. pero habían levantado la cabeza y habían logrado ser un poco más libres, que nosotros fuéramos un poco más libres, que sus nietos fueran un poco más libres. ser, cuánto peso en una palabra. ser un poco único, pero manteniendo un nexo común con el resto de tus vecinos. o no dejar ser, pisar logros y hundir la espada donde más duele, en la esencia de unas victorias que se llevaron por delante tanta gente, tantas personas. buenas y malas, pero personas con una vida, una familia, unos amigos, unas relaciones y un aire que respirar. cuando eso ocurre, cuando no se deja ser por imposición, los que todavía creen en que valió y vale la pena la lucha, llenaron la cuidad de gritos y banderas, de pasos silenciosos y tambores que elevaron la convocatoria al nivel festivo que merecía. sin incidentes, sin guerra, con un puñetazo a cámara lenta, de decenas de miles de manos, en la boca de los que hablan con la boca llena y la cabeza vacía. dicen son sólo unos pocos radicales y nacionalistas que, evidentemente, no representan a su mayoría absoluta. no les votan. radicales o no. nacionalistas o no. personas que son.

hay momentos en los que un hombre tiene que luchar, y hay momentos en los que debe aceptar que ha perdido su destino, que el barco ha zarpado, que solo un iluso seguiría insistiendo. lo cierto es que yo siempre fui un iluso. Albert Finney, big fish.

hilos

(escuchando vvaa, bso singles)

una vez, allá por mil novecientos noventa y ocho, cuando no quería creer que el mundo tuviera hilos, le hice una pregunta incómoda a Jaume Matas. fue en una comida de cortesía que la asociación para la que trabajaba ofrecía a todos los candidatos a la presidencia del Govern. sentados a la mesa de uno de los restaurantes más lujosos de la ciudad, rodeado de empresarios que le decían sí, senyor president, el que vosté digui, senyor president, jo també ho crec, senyor president, le pregunté algo que no le gustó. lancé la pregunta para darle vidilla a la conversación, y porque las exquisiteces que tenía delante se estaban empezando a mezclar con las babas y no era plan comerse la baba de nadie. se hizo el silencio. él me miró muy despacio, miró a mi jefe y le preguntó al oído quién es este? mi jefe contestó a su pregunta. él no a la mía. la comida continuó con risas y bromas. una semana más tarde me despidieron. faltaban quince días para que terminara mi contrato. pequeñas ventajas de ser president, supongo. luego vinieron las grandes. las de los velódromos con ascensores a ninguna parte, marcadores estropeados, pistas de madera que no están homologadas, palacios de la ópera, y mastodontes de congresos, autopistas, cemento en la costa y palacetes en el casco antiguo donde cuando uno caga, limpia el váter con el dinero de los que le han votado, que para eso hay escobillas y urnas. hoy, un señor ha encontrado algunos hilos y los ha cortado. y el senyor president se ha caído. puede que vuelva a levantarse o puede que no, pero se ha caído. alguien sabe dónde hay más tijeras?

Matilda: León, a qué te dedicas exactamente?
Leon: soy limpiador.
Matilda: quieres decir asesino a sueldo?
Leon: sí.
Matilda: guay.

Natalie Portman & Jean Reno, Leon, el profesional.

aniversario

(escuchando wye oak, the knot)

salieron a la calle porque estaban hartos. porque su situación estaba muy lejos de mejorar, porque el alma se rompe cuando no hay esperanza, y ellos, a falta de pan, se alimentaban de esperanza, y se les estaba agotando. fueron los primeros del mundo. pero no los únicos. sus gritos de protesta se oyeron más allá de las fronteras que cuestan más vidas que dinero, y los que hasta aquel día de hace un año hablaban en sus casas, en bares, en la calle, escondidos por miedo a las porras y otros silenciadores, decidieron que también podían. el ser humano es así, actúa por imitación, por afinidad, por emociones encontradas, por lugares comunes. así que las protestas saltaron de un lugar a otro, como una explosión en cadena, como los dibujos que hacíamos con piezas de dominó, sin aparente control, sólo oposición de los que deciden que nadie puede protestar. el orden mundial dirigido empezaba a perder el norte y el grupo reducido de los despachos ponía en duda su capacidad de dirección. ellos, los que arriesgaban su vida, habían salido a la calle con el valor de no medir la tristeza del futuro vacío por su peso en monedas, porque entonces no tendría fin, sino por el valor que dan las ganas de llenarla de esperanza. habían encontrado un impulso común, una cultura común, un vínculo común: las ganas de ser libres para decidir. y eso no entiende de países. per molts d’anys de llibertat.

Annie: gracias.
Sam#2: gracias a tí.
Annie: …
Sam#2: másporfavor?

Malin Akerman & Tony Hale, happythankyoumoreplease.

democracia

(escuchando Hugh Laurie, let them talk. sí, sí, el señor House y su piano bluesero)

hace mucho de esto, pero hay cosas que (desgraciadamente) no han cambiado ni un poquito.

lo siento, pero no quiero ser emperador. no es lo mío. no quiero gobernar o conquistar a nadie. me gustaría ayudar a todo el mundo, si fuera posible. a judíos, gentiles, negros, blancos. todos nosotros queremos ayudarnos mutuamente. los seres humanos somos así. queremos vivir para la felicidad y no para la miseria ajena. no queremos odiarnos y despreciarnos mutuamente. en este mundo hay sitio para todos. y la buena tierra es rica y puede proveer a todos. el camino de la vida puede ser libre y bello, pero lo hemos perdido. la avaricia ha envenenado las almas de los hombres, ha levantado en el mundo barricadas de odio, nos ha llevado al paso de la oca a la miseria y a la matanza. hemos aumentado la velocidad, pero nos hemos encerrado a nosotros mismos dentro de ella. la maquinaria, que proporciona abundancia, nos ha dejado en la indigencia. nuestra ciencia nos ha hecho cínicos, nuestra inteligencia, duros y faltos de sentimientos. pensamos demasiado y sentimos demasiado poco. más que maquinaria, necesitamos humanidad. más que inteligencia, necesitamos amabilidad y cortesía. sin estas cualidades, la vida será violenta y todo se perderá. el avión y la radio nos han aproximado más. la verdadera naturaleza de estos adelantos clama por la bondad en el hombre, clama por la fraternidad universal, por la unidad de todos nosotros. incluso ahora, mi voz está llegando a millones de seres de todo el mundo, a millones de hombres, mujeres y niños desesperados, víctimas de un sistema que tortura a los hombres y encarcela a las personas inocentes. a aquellos que puedan oírme, les digo no desesperéis. la desgracia que nos ha caído encima no es más que el paso de la avaricia, la amargura de los hombres, que temen el camino del progreso humano. el odio de los hombres pasará, y los dictadores morirán, y el poder que arrebataron al pueblo, volverá al pueblo. y mientras los hombres mueren, la libertad no perecerá jamás. soldados, no os entreguéis a esos bestias, que os desprecian, que os esclavizan, que gobiernan vuestras vidas. decidles lo que hay que hacer, lo que hay que pensar y lo que hay que sentir. que os obligan a hacer la instrucción, que os tienen a media ración, que os tratan como a ganado y os utilizan como carne de cañón. no os entreguéis a esos hombres desnaturalizados, a esos hombres-máquina con inteligencia y corazones de máquina. vosotros no sois máquinas. sois hombres. con el amor de la humanidad en vuestros corazones. no odiéis. sólo aquellos que no son amados odian, los que no son amados y los desnaturalizados. soldados, no luchéis por la esclavitud. luchad por la libertad. en el capítulo diecisiete de san Lucas está escrito que el reino de Dios se halla dentro del hombre, no de un hombre o de un grupo de hombres, sino de todos los hombres. en vosotros. vosotros, el pueblo, tenéis el poder, el poder de crear máquinas. el poder de crear felicidad. vosotros, el pueblo, tenéis el poder de hacer que esta vida sea libre y bella, de hacer de esta vida una maravillosa aventura. por tanto, en nombre de la democracia, empleemos ese poder, unámonos todos. lucharemos por un mundo nuevo, por un mundo digno, que dará a los hombres la posibilidad de trabajar, que dará a la juventud un futuro y a los ancianos seguridad. prometiéndoos todo esto, las bestias han subido al poder. pero mienten. no han cumplido esa promesa. no la cumplirán. los dictadores se dan libertad a sí mismos, pero esclavizan al pueblo. ahora, unámonos para liberar el mundo, para terminar con las barreras nacionales, para terminar con la codicia, con el odio y con la intolerancia. luchemos por un mundo de la razón, un mundo en el que la ciencia y el progreso lleven la felicidad a todos nosotros. soldados, en nombre de la democracia, unámonos.

Charles Chaplin, discurso final de el gran dictador, mil novecientos cuarenta.

acontecimientos

(escuchando Morrissey, viva hate)

es fácil hablar desde las pantallas, pero, en estos malos tiempos para la lírica, algunos son capaces de salir a la calle a decir que no les gusta. un granito de arena, entonces.

buenas tardes, Londres. permitidme primero, que me disculpe por la interrupción. yo, como muchos de vosotros, aprecio la comodidad de la rutina, la seguridad de lo familiar, la tranquilidad de la monotonía. a mí, me gusta tanto como a vosotros. pero, con el espíritu de conmemorar los importantes acontecimientos del pasado, normalmente asociados a la muerte de alguien o el fin de alguna terrible y sangrienta batalla, y que se celebran con una fiesta nacional, he pensado que podríamos celebrar este cinco de noviembre, un día que, lamentablemente, ya nadie recuerda, dotándonos cinco minutos de nuestra ajetreada vida para sentarnos y charlar un poco. hay, claro está, personas que no quieren que hablemos. sospecho que, en este momento, estarán dando órdenes por teléfono y que hombres armados ya vienen de camino. por qué? por que, mientras pueda utilizarse la fuerza, para qué el diálogo? sin embargo, las palabras siempre conservarán su poder, las palabras hacen posible que algo tome significado y, si se escuchan, enuncian la verdad. y la verdad es que en este país algo va muy mal, no? crueldad e injusticia, intolerancia y opresión. antes teníais libertad para objetar, para pensar y decir lo que pensabais. ahora tenéis censores y sistemas de vigilancia que os coartan para que os conforméis y os convirtáis en sumisos. cómo ha podido ocurrir? quién es el culpable? bueno, ciertamente, unos son más responsables que otros, y tendrán que rendir cuentas. pero, la verdad sea dicha, si estáis buscando un culpable, sólo tenéis que miraros al espejo. sé porqué lo hicisteis, sé que teníais miedo, y quién no? guerras, terror, enfermedades… había una plaga de problemas que conspiraron para corromper vuestros sentidos y sorberos el sentido común. el temor pudo con vosotros. y, presas del pánico, acudisteis al actual líder, Adam Sandler. os prometió orden, os prometió paz, y todo cuanto os pidió a cambio fue vuestra silenciosa y obediente sumisión. anoche intenté poner fin a ese silencio, anoche destruí el O-Bailey para recordar a este país lo que ha olvidado. hace más cuatrocientos años, un gran ciudadano deseó que el cinco de noviembre quedara grabado en nuestra memoria. su esperanza era hacer recordar al mundo que justicia, igualdad y libertad, son algo más que palabras. son metas alcanzables. así que, si no abrís los ojos, si seguís afines a los crímenes de este gobierno, entonces os sugiero que permitáis que el cinco de noviembre pase sin pena ni gloria, pero si veis lo que yo veo, sin sentís lo que yo siento y si perseguís lo que yo persigo, os pido que os unáis a mí, dentro de un año, ante las puertas del parlamento, y, juntos, les haremos vivir un cinco de noviembre que jamás, jamás, nadie olvidará.

Hugo Weaving, V de vendetta.

descarga

(escuchando Pixies, doolittle. que uno también necesita sus momentos punk)

buscó su historial. era fácil hacerlo. bastaba con una huella dactilar para saber si estaba fichado, si tenía multas por pagar, si ganaba dinero, si defraudaba a hacienda. la gente era tan descuidada. nadie pensaba en las consecuencias de actos tan cotidianos como usar un teclado, beber de un vaso, poner tu nombre en un formulario de internet. todo eso dejaba huellas, pistas, con las que era muy sencillo hacerse una idea de si alguien era buena o mala persona, si merecía vivir o morir. tecleaba de noche, acompañado por el silencio de los mástiles de los barcos en el puerto. miraba la pantalla con respeto, reflexionando cada resultado que le ofrecía. tomó otro sorbo de cerveza. borró el historial de los programas de tráfico y de reconocimiento de huellas. los cerró. miró a través del cristal de la ventana y apuró la botella. comprobó la bolsa de herramientas. todo estaba en su sitio. salió de su apartamento. hacía tiempo que no actuaba. necesitaba focalizar su ira, tenía que manchar las hojas afiladas de sus cuchillos. era una noche cálida, con una ligera brisa de verano. Dexter había vuelto.

cuando llegó el otoño, no fue el orgullo lo que mantuvo viva a Grace, sino ese trance en que entran los animales amenazados, un estado en el que el cuerpo reacciona mecánicamente, sin demasiada reflexión. como un paciente que se deja dominar por la enfermedad. John Hurt, Dogville.



Copyright © 2004–2009. All rights reserved.

rss. fet amb wordpress sobre el tema modern clix, un disseny de Rodrigo Galindez. cuinat a foc lent per useixantaquatre.com