Archived entries for imaginación

tipos

una de esos trabajos que hacen que uno ame el diseño y la tipografía por encima de muchas cosas.

se aconseja rotundamente darle al botón de hd y verlo en pantalla completa.

Hirsch: hey, qué hora es?
Val: es la hora de patear culos o de mascar chicle, y sabéis qué?
Doc: no tengo chicle.

Alan Arkin, Al Pacino & Christopher Walken, tipos legales.

historias

(escuchando radio3)

le he contado dos historias que ocurrieron en doscientos veintisiete días. ninguna explica las razones del hundimiento del Tsimtsum. objetivamente, para usted, no hay diferencias entre una y otra. no puede probar cuál de las dos es la verdad. tiene que creer en mi palabra. en las dos, el barco naufraga, toda mi familia muere y yo sufro. así que, dígame, ya que no existen diferencias y no puede probarlas de ninguna manera, qué historia prefiere? cuál es mejor?

Irrfan Khan, la vida de Pi.

más

(escuchando el ruido de los dedos sobre las teclas)

haz que te paguen por hacer lo que más te gusta y nunca más tendrás que volver a ir a trabajar. esta es una de esas frases lapidarias que se multiplican por la red. aún así, algunos creativos, estoy convencido, la han llevado a la práctica con bastante éxito.

y si no hay mañana? hoy no lo ha habido. Bill Murray, atrapado en el tiempo.

magia

(escuchando incubus, light grenades)

en días en los que casi es mejor no levantarse, nuca viene mal un poco de magia.

y yo te escucharé. Hugh Hackman, Australia.

fiesta

(escuchando Norah Jones, little broken hearts)

Sant Jordi fue a rescatar a la princesa de las fauces del dragón que estaba a punto de devorarla. blandió su espada en el aire y le atravesó el cuello. le sangre roja salió a borbotones y, de ella, nació un rosal inmenso. Sant Jordi recogió la primera rosa y se la entregó a la princesa. gracias, le dijo con un beso. y se fue a sentar junto a los otros niños que escuchaban el cuento. luego hubo fiesta, sonó música y todos se pusieron a bailar haciendo un círculo. los caballeros con sus cotas de malla y espadas, y las princesas con sus sombreros y faldas de tul. pintaron cuadros, jugaron, construyeron un fuerte en un árbol, comieron dragonburgers y tarta de castillo del dragón, se revolcaron por las balas de paja, intentaron escapar del aspersor, se rieron mucho, hicieron turnos para montar en la moto de batería, compartieron horas y sol y ganas y cansancio posterior. el calor ayudó a que los tres años de Lluís fueran una celebración por todo lo alto. el calor y el increíble, descomunal, fantástico y colorido trabajo de Nani, que se dejó la piel y el tiempo y la dedicación en conseguir que el cumpleaños de su ahijado fuera memorable. un poco culpables, pensamos que tal vez había hecho demasiado, pero su sonrisa de felicidad y el llanto por tener que quitarse su traje de caballero no dejó lugar a dudas. como otras veces, se superaron con creces las expectativas de éxito y felicidad en los verdaderos protagonistas de la fiesta. todos, incluso el señor que se encarga de las temperaturas y las nubes y el sol, pusieron un poco de su parte para que él pudiera tener una fiesta magnífica. ja s’ha acabat? ha preguntado esta mañana un poco triste antes de ir a escoleta. en voz baja, hemos tenido que decir que sí. también un poco tristes, hemos tenido que volver a sentarnos frente a la pantalla para olvidarnos de imaginar y convertirnos de nuevo y hasta que nos dejen, en autómatas de la producción gráfica. dice Raquel que en tres años le hemos dado la vuelta a aritmética y que uno más uno han resultado ser cuatro. siento decirte que el sábado como otras excepciones únicas cada año, la suma dio doce y un montón de aspirantes a Peter Pan. qué gozada. molts d’anys, petit. y gracias a todos.

y espero nunca más perder la esperanza. Morgan Freeman, cadena perpetua.

píldoras

(escuchando Ben Harper, give till it’s gone)

antes de apagar el teclado, hace ya casi dos semanas, decidieron que cambiar de década era suficientemente importante como para una cata de gintonics y recuerdos y fotos y música y amigos y familia y ella, siempre ella, organizándolo todo desde el silencio. joder, cómo se puede medir todo eso en palabras que signifiquen lo que quiero que signifiquen? ese fue el pistoletazo de salida. píldoras de libertad.

nos gusta mucho tu propuesta. la puedes tener para el martes? y los dedos empezaron a echar humo, como lo hacían años atrás, cuando no había que buscar bajo las piedras del fondo del mar una forma para que los números no se tiñeran de rojo antes de la segunda decena. tensión y algo de tristeza. pero luego el teléfono dejó de tener cobertura, se desconectó internet y la televisión. y salió el sol y jugamos a la pelota con los niños en manga corta y andamos por el bosque. ellos. por fin, ellos. y uno de esos días fue el que marcaba la cuarta década. cumplir diez días después de celebrar por sorpresa es raro, lo convierte todo en un día normal. pero no es normal, porque ya lo has celebrado, ya has sentido que han pasado un montón de años y que van a pasar muchos más en casi la misma compañía. y algunas lágrimas de emoción por quince líneas escritas en una postal de un lugar que hacía tiempo que no recordaba. y más emociones contenidas que salen a la luz. gracias a millones. ya de noche, cenamos con ellas, que nos demuestran cada vez que el amor tiene todas las formas que queramos imaginar, con la sinceridad como única carta, y más gintónics y risas y algo de tristeza, pero menos que las ganas de seguir adelante que van implícitas en semejantes abrazos. y un regalo, tal vez no suficientemente agradecido con palabras, pero sí con latidos, lo prometo. luego reapareció la tecnología en forma de tres dimensiones en una pantalla enorme y una película sencilla. desde la butaca de al lado, sentado en el alzador, él dice sin gafas no se ve bien, papá. y se las vuelva a poner con las ganas del que no quiere que se termine nunca el espectáculo que está contemplando. y, aunque las pantallas también hablaron de trabajo y los dedos volvieron al ajetreo del código, el mundo seguí girando, ajeno. así que, a la espera de acontecimientos, subirse a la montaña rusa y al látigo y al scaléxtric y a un montón de atracciones con ellos fue un placer en el que nos volvimos Peter Pan para acompañarles. incluso a los más pequeños. luego, al final de la tarde, Jana decidió que ya era momento de dormir entre mantas y comer del pecho de su madre y sentir su piel y acurrucarse en los brazos de su padre y dejar a su hermano con esa sensación expectante de que todo está por venir, pero aún no sé muy bien qué. nosotros, desde el otro lado de la minúscula cuna, le sonreímos y le decimos, bajito para que no se despierte, hola, preciosa, bienvenida. y los niños la miran y entre curiosos y emocionados, contagiados por los ojos brillantes de los que sentimos que las luchas, como mejor se ganan, es en silencio y con el corazón palpitando. lo siento, pero ahí va: jódanse señores que dijeron que esto nunca pasaría, jódanse con todas las letras. porque lo celebramos con burbujas y risas y una gran comida y los abuelos felices. tanto como nosotros. tanto como yo, por tener a una niña que hace que todo lo escrito sea minúsculo cuando la pienso y con la que las piezas del puzzle encajen, aunque haya días que se den la vuelta, aunque haya silencios y miradas. el agua me dio su nombre y yo le regalé los latidos. qué fácil es hacer cosas que te hacen ser feliz cuando tienes tiempo y ganas y alguien con quién compartirlas. uf, qué vorágine emocional.

eso es Nunca Jamás. Johnny Deep, descubriendo Nunca Jamás.

licencia

(escuchando Eli ‘Paperboy’ Reed meets the pepper pots, time and place. pure soul + rock’n’rol big band = omg!)

basado en una historia total y absolutamente verídica. básicamente reproduce la petición de un hombre a su ayuntamientp.

Mario López Sánchez, un autónomo vecino de Montijo, un pueblo de Badajoz, con un domicilio determinado, un teléfono concreto y un dni que le acredita como ciudadano de este país, se dirigió a su ayuntamiento, el diecinueve de julio del año pasado, y entregó la siguiente petición.

después de haberme dirigido a esta y a anteriores comisiones de gobierno para manifestar los problemas que me afectan como ciudadano y empresario, ya sea solicitando el cumplimiento de la reglamentación para para barreras arquitectónicas, el cumplimiento de las ordenanzas de venta ambulante, los daños y perjuicios ocasionados por la cría ilícita de animales domésticos, delitos contra la salud pública, trato inadecuado de la policía local, cumplimiento de las leyes urbanísticas en materia de seguridad vial… y un largo etc, lamento tener que decirles que me siento agraviado por esta y por las anteriores comisiones de gobierno, ya que sólo he recibido respuestas divagantes, que no se ajustan a la legalidad vigente, o por el contrario silencios administrativos reiterados, que me colocan en una situación de total indefensión ante la administración.
mi petición y la percepción de muchos ciudadanos ante la pasividad de las autoridades municipales y los gobiernos municipales es la de que somos víctimas de una burla constante y cruel.
por ello, y por no encontrar otro remedio para solventar mis problemas y los de mis vecinos a corto y medio plazo, solicito presupuesto para la licencia de obra de la estación orbital de destrucción masiva “Estrella de la Muerte”, que se situará a 400 kilómetros de altura en perfecta alineación sobre la superficie de Montijo.
La estimación de gastos para su próxima construcción está situada en sesenta billones de euros, que se dividen en:
esqueleto de titanio, revestimiento de acero galvanizado, armamento de corto alcance, armamento nuclear de destrucción masiva, albañilería interior, fontanería, instalación eléctrica, chapa y pintura.
sin más, respetuosamente se despide:
Mario López Sánchez.

hazlo o no lo hagas, pero no lo intentes. Frank Oz, el imperio contraataca.

origen

(escuchando Rebeca Ferguson, heaven. a esto le llamo yo música en sin artificios)

hace unas semanas, la imagen de una joven sujetando un montón de libros como si fueran globos devolvió este cuento. hoy, el origen de la imagen ha aparecido en esta pantalla. son los quince minutos más fascinantes que he tenido el placer de disfrutar. recomendación: pantalla completa.

The Fantastic Flying Books of Mr. Morris Lessmore de Moonbot Studios en vimeo.

terapeuta: Martha, por qué viene usted a verme todas las semanas?
Martha: porque mi jefa me ha dicho que me despedirá si no sigo una terapia.
terapeuta: y por qué cree que su jefa le ha dicho eso?
Martha: pues no sé. no tengo ni idea.

August Zirner & Martina Gedek, deliciosa Martha.

consejos

(escuchando pearl jam, rearviewmirror)

le habían dicho que era un chico muy imaginativo. o eso era lo que le decían constantemente. eres demasiado imaginativo, tienes que tener los pies en la tierra. piensa en lo que quieras, le recomendaban, pero no ten siempre en cuenta que tienes que vivir pegado al suelo. al crecer, el discurso cambió a órdenes. sé realista, por Dios, no puedes pasarte el día soñando. no puedes. era lo que más le repetían. pero sí podía. de hecho, era lo que hacía constantemente. su cabeza iba mucho más allá del suelo y, en ocasiones, le hubiera encantado que se llevara su cuerpo con ella. iba a lugares en los que nunca antes había estado nadie. estaban llenos de gente, de animales, de construcciones, de cosas, todas creadas por sus desbordantes neuronas que, gracias a una pasión impensable en otro ser humano por el ritmo de su corazón, mostraban una pasión realista en cada uno de los paraísos que creaba. cómo podía llegar a ellos era un misterio para todos los que le rodeaban. pero lo hacía. en la ficción, claro. porque, en la realidad, era becario en una empresa de exportación de piezas de ferretería y se pasaba las horas clasificando tornillos y tuercas, lo cual, todo sea dicho, le había permitido crear un mundo mecánico en el que todo funcionaba con la fluidez de un reloj suizo (qué tendrán los relojes suizos que no tengan los canadienses, por ejemplo?). hasta que se cansó. al salir de su cubículo, se fue a una ferretería (qué ironía) y compró varios metros de cuerda de cometa. en casa, las cortó en trozos de dos metros y los ató a todos los lomos de todos los libros que había leído, de manera que las páginas se pudieran abrir sin dificultad. salió a la terraza, puso los libros en un montón, agarró todos los cabos y esperó. a los pocos segundos, los libros empezaron a mover sus páginas como si fueran pájaros y se fueron elevando, primero tímidamente, luego con energía. hasta que lo levantaron sobre los tejados del pueblo. su imaginación se había puesto a volar con los libros.

hasta el infinito y las allá. Tim Allen, toy story.

maestro

(escuchando Trent Renzor and Atticus Ross, bso the girl with the dragon tatoo. dioses, qué ganas de verla)

iba a escribir una de esas historias que suceden por las mañanas, de camino a esta silla y esta mesa, pero me he encontrado con esto. y me ha hecho pensar un poco.

haz lo que te salga de la punta del alma. Andreu Buenafuente, escrito en la pared del decorado de una altra cosa.



Copyright © 2004–2009. All rights reserved.

rss. fet amb wordpress sobre el tema modern clix, un disseny de Rodrigo Galindez. cuinat a foc lent per useixantaquatre.com