Archived entries for decisiones

vamos

(escuchando ocho dedos tecleando)

caballeros, debo recordarles que mis probabilidades de éxito aumentan con cada nuevo intento.

Rusell Crow, a beautiful mind.

fin (y principio)

(escuchando pearl jam, vitalogy)

saltar al vacío. sin red. con una posibilidad. un paracaídas que te has cosido tú mismo. un paracaídas hecho con trozos de tela e hilos que te han ido regalando los que tienes en las pupilas, los que han visto tus ganas y han apoyado tu trabajo. ahora la mochila está llena. ellos son los que te han dado de comer y de beber, los que te han animado y ayudado cuando las ojeras se marcaban con negro indeleble y los músculos empezaban a pesar como sacos de cemento, los que te han obligado a sonreír cuando no había más que un estómago con acidez y una tensión casi insoportable en cualquier fonema. has llegado al final del camino y aquí termina el mundo. a tus pies, mucho más abajo, en el abismo, sólo hay nubes que cubren lo que esperas sea un lugar mejor para vivir. ahora puedes montar tu tienda de campaña y quedarte aquí un tiempo. ver si te gusta estar al borde, a punto del salto, para tener siempre la posibilidad de (no) darlo, y llegar a construirte una casa de piedra. o puedes dar un nuevo paso confiando en tus habilidades y en lo que te dice la tripa. cierras los ojos y les ves a ellos, les coges de la mano. ellos sonríen. tú también. miras hacia adelante. aprietas sus dedos. hop. aventura.

rock’n’roll. José Coronado, no habrá paz para los malvados.

profesión

dejé de buscar monstruos bajo la cama hace tiempo. supongo que, en el paso de la adolescencia a la adultez, cuyo parecido con idiotez es innegable, me di cuenta de que estaban dentro de mí. y que había que sacarlos de alguna manera. por eso empecé a asesinar a todos aquellos que lo merecen. es posible que sea injusto y que muchas de las personas que exhalan su último aliento teniéndome en su recuerdo no merecieran perder la vida, pero, teniendo en cuenta que, aunque los motivos por los que cuales mis víctimas deben morir sean lícitos, la ley tampoco me permitiría hacerlos, no tiene mucho sentido justificarse, no? lo hago y ya está. esta es mi forma de vivir y entender el mundo. hay personas que sobran y personas que no. los que tenemos ese poder lo sabemos. el resto, los que están por debajo, no. por eso están por debajo. su existencia es tan vana que no merece ni siquiera ser tenida en cuenta. excepto cuando tienen que elegirnos, claro. cada cuatro años.

Hanna: tengo miedo de que un día empiece a llorar y se inunde la habitación y nos ahoguemos los dos.
Josef: aprenderé a nadar.

Sarah Polley & Tim Robins, la vida secreta de las palabras.

previsión

(escuchando marlango, un día extraordinario)

Irene Menéndez: va a ser complicado.
Benjamín Expósito: no me importa.
Irene Menéndez: cierra la puerta.

Soledad Villamil & Ricardo Darín, el secreto de sus ojos.

hoy y mañana

(escuchando hoy empieza todo, radio 3)

llega con retraso, una semana (y un mes) después de las últimas líneas antes de decirle hola a las siestas con sofá, café con hielo y un libro entre los dedos, que se cansan y dejan caer las páginas y los párpados, justo después de comer, cuando se sincronizan los sueños. pero llega. el principio de curso, el final del verano, septiembre, el año. llega. y, aunque el día es día de películas, es necesaria una lista de cosas que han pasado y habrá lucha para que sigan pasando. con película incluida en cada punto, por supuesto.

– hablar de cosas importantes y de todo lo demás. como con los niños, que te miran y escuchan y cuentan y ríen y lloran, con ella, con la que cada día es un poco mejor, aunque haya barrancos y olas de proporciones impensables, con ellas dos, que siguen ayudándonos a creer en nosotros, con ellos dos, con los que tenemos aventuras solos y acompañados y las seguiremos teniendo, con ellos ahora cuatro, que suman personas en lugar de restarlas, con ellos cuatro, que siguen ahí a pesar de las montañas rusas. un placer: antes del amanecer y, justo después, antes del atardecer.

– cocinar con música puesta y delantal y copa de vino o cerveza. olvidar algunos vicios del paladar y cambiarlos por otros. con lista de platos y de la compra. por ellos y por nosotros. por la emoción de las papilas gustativas y el estado de ánimo que produce. por que los fogones pueden ser un arte sencillo y preciso. una obligación: deliciosa Martha.

– salir más allá del pueblo, correr aventuras en tren, avión, barco, coche, bicicleta, moto y zapatillas deportivas. dejar los teléfonos apagados y sin cobertura. estimular los momentos de esos que se recuerdan porque salen en las fotos de la memoria. probar cosas y dejar que cada lugar nos regale un poco y dejarnos un trocito en alguna esquina, casi impredecible. una bocanada de aire: hacia rutas salvajes.

– ver películas, muchas, porque sí, porque hace falta, porque es un placer, y porque incluso las peores son películas. devorar fotogramas en pantalla grande y en pantalla más pequeña. recomendadas y sin recomendar. sólo y acompañado de ella y de todos los demás. una emoción: la rosa púrpura del Cairo.

– escribir y leer. dejar que el cerebro se desconecte y que sean las manos las que dicten las teclas a pulsar y las secuencias a dibujar. libre, sin ataduras ni hambre de respuesta, por el gusto de hacerlo y de volver a ejercitar las ideas, el ritmo de las letras en el corazón. una historia magnífica: más extraño que la ficción.

– escuchar música. en vinilo casi siempre y en otros formatos también. no sólo de fondo. escuchar. y dejar que ellos escuchen y, si quieren, entiendan y sientan los instrumentos, los ritmos, las melodías, las letras. Miles Davis y The Clash. dejarse convencer sin prejuicios. una imprescindible: alta fidelidad.

– trabajar con todo en el asador. con normas, porque en esto nos jugamos mucho más que un par de euros, porque es obligatorio el movimiento para estar vivo, porque hay que salir de ésta con la sensación de que estás haciendo bien las cosas, porque para todo hay un momento y cuando se trabaja, se trabaja. porque la inspiración siempre llega, pero hay que hacer muchos dibujos antes de darte cuenta de que es imposible trazar un camino ordenado para llegar. porque hay que demostrar y demostrarse que crees en esto. una inspiración: lugares comunes.

– amar. así, a tutiplén y sin medida. un aplauso, por favor: adivina quién viene esta noche.

me doy cuenta que estoy muy emocionado, casi no puedo estar sentado o tener la cabeza tranquila. creo que es la emoción que sólo un hombre libre puede sentir, un hombre libre al principio de un largo viaje cuyo final es incierto. espero poder cruzar la frontera, espero poder ver a mi amigo y estrechar su mano, espero que el Pacífico sea tan azul como siempre he soñado. y espero nunca más perder la esperanza. Morgan Freeman, cadena perpetua.

elección

(escuchando Norah Jones, little broken harts, qué grande es cuando los buenos evolucionan a mejor)

Red: tú no eres un asesino. un mal marido tal vez. puedes sentirte culpable si quieres, pero tu no apretaste el gatillo.
Andy: no, no lo hice. fue otra persona y yo acabe aquí. mala suerte, supongo.
Red: sí.
Andy: flota en el aire y tiene que caer sobre alguien. me toco a mi, eso es todo. el tornado me pillo por medio. nnca pensé que la tormenta durase tantos años. crees que saldrás de aquí algún día?
Red: yo? sí, cuando tenga una larga barba blanca y no me queden nada más que un par de tornillos, me soltarán.
Andy: te diré a donde iría yo, a Zihuatanejo
Red: a Zihuataque?
Andy: Zihuatanejo, está en México. un pueblecito frente al Pacífico. sabes qué dicen los mejicanos del Pacífico?
Red: no.
Andy: que no tiene memoria. por eso quiero acabar mi vida allí, en un cálido lugar, sin recuerdos. abriré un pequeño hotel junto a la playa, me compraré una barca vieja, la arreglaré un poco y llevaré a los clientes a pescar.
Red: Zihuatanejo.
Andy: me resultaría útil allí un hombre que consigue cosas.
Red: no creo que sobreviviera fuera de aquí. he pasado aquí más de media vida, estoy institucionalizado, igual que lo estaba Brooks.
Andy: te estás subestimando.
Red: no lo creas. quiero decir, aquí dentro soy el tipo que consigue cualquier cosa, pero fuera ya tienes las páginas amarillas. yo no sabría ni por donde empezar. el océano Pacífico, joder! algo tan grande me asusta.
Andy: a mi no. no maté a mi mujer, ni tampoco a su amante. si cometí errores, ya los he pagado, y con intereses. ese hotel, esa barca, no creo que esté pidiendo demasiado.
Red: no deberías torturarte de esa forma, Andy. no es más que un puñetero sueño. México está en el quinto coño y tu estás aquí, y eso es lo que hay.
Andy: sí, vale, eso es lo que hay. está allí y yo estoy aquí. todo se reduce a una simple elección, empeñarse en vivir o empeñarse en morir.

Morgan Freeman & Tim Robins, cadena perpetua.

demanda

(escuchando Dexy’s midnight runners, searching for the young soul rebels)

Susana: no me mate. por favor, no me mate.
voz del secuestrador: lea la declaración.
Susana: de acuerdo. en esta cámara? soy Susana, Duquesa de Beaumont. conocida como la princesa Susana. estoy en un lugar que no pueden encontrar, retenida por alguien que no podrán rastrear. primer ministro, Michael Callow… primer ministro, Michael Callow, mi vida… mi vida depende de usted. de no cumplir lo pedido antes de las cuatro de esta tarde, yo seré… seré ejecutada. por favor.
agente especial Callet: primer ministro, en este momento, creo que es importante decir…
Micael Callow: qué hace? póngalo en marcha.
agente especial Callet: … que esta es realmente la princesa Susana. detuvieron su coche antes de medianoche, cuando volvía de la boda de una amiga.
Alex Carnis: insistió en ir.
Michael Callow: tenía seguridad con ella?
jefe de sección Walker: dos policías, aún inconscientes. un fuerte sedante, a corta distancia, con un pinchazo cada uno. sin signos de lucha.
Micahel Callow: que quieren? dinero? liberar al Jihadi? olvidar la deuda del tercer mundo? salvar las putas bibliotecas?
agente especial Callet: estamos convencidos de que el vídeo y las demandas son reales.
Michael Callow: qué demandas?
Alex Carnis: lo que Susana dice a continuación le atañe a usted en persona, señor.
Michael Callow: póngalo en marcha.
Susana: sólo hay una demanda, y es muy simple. esta tarde, a las cuatro, el primer ministro Michael Callow aparecerá en directo por televisión, en todas las cadenas, incluidas las de satélite, y… no!… en todas las cadenas, incluidas las de satélite, y mantendrá relaciones sexuales con un cerdo.
agente especial Callet: el vídeo termina con una serie de especificaciones técnicas sobre la retransmisión.

Lydia Wilson, Rory Kinnear, Lindsay Duncan, Alex MacQueen & Patrick Kennedy, black mirror, episodio uno, el himno nacional.

confesión

(escuchando Ben Harper and the relentless 7, live from the Montreaux jazz festival)

Ivy Walker: cuando estemos casados, bailarás conmigo? el bailar me parece bastante correcto. por qué no puedes decir lo que está en tu cabeza?
Lucius Hunt: por qué no puedes dejar de decir lo que hay en la tuya? por qué tienes que dirigir cuando yo también quiero dirigir? si quiero bailar, te pediré que bailemos. si quiero hablar, abriré mi boca y hablaré. todos me piden que hable un poco más. por qué? qué bien haría si te digo que estás en cada pensamiento que tengo desde que despierto por las mañanas? qué bien haría si digo que a veces no puedo pensar con claridad ni hacer bien mi trabajo? qué provecho saldría si te dijera que sólo tengo miedo como los demás cuando pienso que algo puede lastimarte? por eso estoy aquí sentado, Ivy Walker. temo por tu seguridad antes que la de los demás. y sí, bailaré contigo en nuestra boda.

Bryce Dallas Howard & Joaquin Phoenix, el bosque

excusas

(escuchando el tap tap de las teclas al pulsar muy pronto por la mañana)

los que saben qué ha ocurrido, no necesitan mucha explicación. todos los demás, puede que tampoco, porque los silencios son muchas veces más explícitos que los grandes discursos elaborados para la ocasión, pero un par de líneas de ei, seguimos aquí, nunca vienen de más. y mucho menos justo antes de que desaparezcan por vacaciones. así que ahí van.

sucedieron básicamente dos cosas.

la primera es, brillante, brutal, emocionante. uno de esos acontecimientos que sólo se dan un par o tres de veces en la vida de cada uno (o incluso ninguna) y que, parafraseando a Berto, vale la pena y es lo más mejor del mundo. sucedió hace algo más de un mes, se llaman Lola y es una niña preciosa (qué no dirá un padre orgulloso). pero nació a destiempo y con algún problemilla que la hizo dormir más de lo que hubiéramos querido fuera de casa. ahora ya está todo en su sitio. y nosotros también, constatando que la lógica matemática no funciona en estos casos y que uno más uno no son dos, sino algo más cercano al once.

la segunda es mejor no describirla con mucho detalle, porque el resultado podría no ser tan bonito ni tan emocionante como desearía. pero cabe englobarse en el máximo común denominador de esta crisis que ya ha demolido una gran parte de las economías domésticas y ha engordado la cola de ese sitio en el que sellas una tarjeta cada equis meses y te dan algún dinero a cambio. pero no mucho y por poco tiempo. pues ahí estamos. la cuestión es que, después de muchas vueltas y más noches sin dormir de las que nos ha regalado la recién llegada, la navegación en solitario es la mejor opción. así que si alguno conoce de alguien que necesite de uno que sepa un poco, tampoco mucho, que no queremos engañar a nadie, de esto de internet y sus páginas, que lo diga. que aquí estamos para eso. bueno, para eso y para hacernos ricos y dominar el mundo. pero eso forma parte del plan maestro de cada uno y es mejor no desvelar los detalles. luego, ya, si eso, cuando nos entrevisten para la portada del dominical de el país.

así que nadie ha desaparecido ni se ha dormido ni mucho menos. simplemente, esto toma otra razón de ser y otro funcionamiento, mucho menos lírico y arbitrario. ni que decir queda que ha sido un placer terminar la primera fase. la segunda, como el año nuevo y su vida nueva, será mucho mejor.

molts d’anys.

desear cosas es bueno siempre que no te enfades sino las consigues. Ethan Hawke, antes del atardecer.

previo

(escuchando pearl jam, live at benaroya hall)

todas las noches, cuando se acostaba pensaba tranquilo, todo va a salir bien. tranquilo, no te preocupes, al final, todo sale bien. las noches dejaron de ser un espacio de tiempo para descansar. se despertaba de pesadillas imposibles, de sueños asfixiantes en los que era perseguido o insultado hasta que no podía soportarlo más. entonces abría los ojos. y pasaba horas interminables, en silencio, haciendo cábalas sobre el futuro, sobre las posibles alternativas. puede que no sea tan fácil. puede que esta partida termine perdiéndola. cada día que pasaba, se le hacía más difícil creer. hasta que la taza se llenó. no sabía la razón del cambio, pero había pasado. los nervios habían dado paso a un estado de sobriedad que había sentido en alguna ocasión antes, pero que casi tenía olvidada. inconscientemente, la había buscado en los cajones de la memoria y había encontrado la llave. va a salir bien. lo sé. va a salir bien. ahora es el momento de levantarse, de alzar las manos y la voz, de gritar que estás aquí. su voz sonaba en silencio entre los ojos. dejó de tener sueño. miró a través de la ventana y vio que estaba amaneciendo. se levantó y se metió bajo la ducha. iba a salir bien.

para averiguar si seré yo el héroe de mi propia vida o si otro ocupa ese lugar, habrá que leer hasta el final. Tobey McGuire, las normas de la casa de la sidra.



Copyright © 2004–2009. All rights reserved.

rss. fet amb wordpress sobre el tema modern clix, un disseny de Rodrigo Galindez. cuinat a foc lent per useixantaquatre.com