Archived entries for cerebro

sal

(escuchando Hiromi, voice)

a los que nos dedicamos a esto de la imagen gráfica y (ahora ya no tanto) publicidad, ver el trabajo de alguien como Bansky nos fascina. por lo menos, me fascina. es un o una transgresor o transgresora, una persona sin rostro que sabe cómo poner la pintura en la pared y gritarle al mundo esto no me gusta, esto no debería ser así, oigan, hagan algo de una maldita vez. son raras las veces en las que no le estrecharía la mano y le daría las gracias por decir lo que otros sólo callamos. luego habla de tu trabajo. o del sistema sobre el que sustenta tu trabajo. y, una de dos, o bajas la cabeza y otorgas, o le das la razón directa y controvertidamente. ahí va. en sus propias palabras.

se cachondean de ti cada día. se meten en tu vida, te agreden gratuitamente y desaparecen. te acechan desde altos edificios y te hacen sentir pequeño. lanzan frívolos comentarios desde autobuses insinuando que no eres lo bastante sexy y que la diversión está en otro sitio. están en la televisión haciendo que tu chica se sienta incómoda. tienen acceso a la tecnología más avanzada que el mundo ha conocido y te acosan con ella. son los anunciantes. y se ríen de ti. tú, sin embargo, tienes prohibido tocarlos. las marcas registradas, los derechos de propiedad intelectual y los derechos de autor permiten a los anunciantes decir lo que quieran, donde quieran, con total impunidad. a la mierda con eso. todo anuncio en un espacio público, sin darte la posibilidad de elegir si quieres verlo o no, pasa a ser tuyo. es tuyo para que lo cojas, lo modifiques y lo reutilices. puedes hacer lo que quieras con él. pedir permiso sería como preguntarle a alguien si puedes quedarte con la piedra que acaba de tirarte a la cabeza. no debes nada a las empresas. ni eso. sobre todo no les debes ningún respeto. ellos te lo deben a ti. han reorganizado el mundo para ponerse delante tuyo. nunca te pidieron permiso, no se te ocurra pedir tú el suyo.

Bansky, sobre la publicidad.

aficionados

(escuchando Dexy’s midnight runners, searching for the young soul rebels)

ayer hablamos de grandes guiones norteamericanos en la pantalla pequeña que se hace enorme. hoy ponemos un ejemplo británico que, permítanme la sugerencia, si no han visto, deberían sin ningún tipo de duda ni excepción.

Sherlock (en un taxi): a ver, alguna pregunta?
Watson: sí, a dónde vamos?
Sherlock: lugar del delito. siguiente?
Watson: quién eres, a qué te dedicas?
Sherlock: tú qué crees?
Watson: diría que detective privado.
Sherlock: pero?
Watson: la policía no trabaja con detectives privados.
Sherlock: soy un detective asesor. el único en el mundo, yo inventé el puesto.
Watson: en qué consiste?
Sherlock: que cuando la policía está perdida, que es siempre, me consultan.
Watson: la policía no consulta a aficionados.
Sherlock (mira a Watson y esboza una sonrisa): ayer, cuando te conocí, dije Afganistán o Irak, y parecías sorprendido.
Watson: cómo lo supiste?
Sherlock: no lo supe, lo vi. tu corte de pelo, tu contención. es muy militar. y tu comentario al entrar en la habitación. estudiaste en Bart’s, luego médico del ejército. es evidente. estás moreno, pero no de la muñeca para arriba, has estado fuera pero no tomando el sol. cojeas mucho al andar, pero no pides una silla cuando estás de pie, como si se te hubiera olvidado. o sea que, en parte, es psicosomática. eso dice que las circunstancias de la lesión fueron traumáticas. herido en combate. herido en combate, moreno, Afganistán o Irak.
Watson: dijiste que tengo psiquiatra
Sherlock: tienes cojera psicosomática, por supuesto que vas al psiquiatra. después está tu hermano. tu teléfono. es caro, con correo electrónico y mp3, y buscas compañero de piso, por tanto, es un regalo. muchos arañazos, no uno sólo, sino muchos. va en el mismo bolsillo que las llaves y las monedas. el hombre que tengo al lado no trataría así un lujo como éste, luego tuvo un dueño anterior. lo siguiente es fácil, tú ya lo sabes.
Watson: el grabado.
Sherlock: Harry Watson, un miembro de la familia que te regaló su viejo móvil. no es tu padre, es un objeto de un hombre joven, quizá un primo, pero eres un héroe de guerra que no encuentra casa, es poco probable que tengas una familia extensa a la que estés unido, así que va a ser tu hermano. y ahora Clara. quién es Clara? tres besos dicen que es una relación amorosa, el coste del teléfono dice esposa, no novia. debió de regalárselo hace poco, este modelo sólo tiene seis meses. problemas en el matrimonio y seis meses después, él tira la toalla. si le hubiera dejado ella, se lo habría quedado. sentimentalismos? no, quiso deshacerse de él, la dejó él. te dio a ti el teléfono para que estéis en contacto. buscas alojamiento barato, pero no acudes a tu hermano en busca de ayuda, luego tienes problemas con él. puede que te gustara su mujer, puede que no te guste que beba…
Watson: y… cómo puedes saber lo de la bebida?
Sherlock: es una conjetura, pero muy buena. el conector está rodeado de marcas. cada noche lo enchufa para cargarlo pero le tiemblan las manos. esas marcas nunca se ven en el teléfono de un hombre sobrio, y nunca se ve el de un borracho sin ellas. ves? tenías razón.
Watson: razón? razón en qué?
Sherlock: la policía no consulta a aficionados.

Benedict Cumberbatch & Martin Freeman, Sherlock.

noticias

(escuchando feist, the reminder)

hubo un tiempo en que la televisión era una pantalla en la que se ofrecían dos tipos de programas, de actualidad y de entretenimiento. los primeros, informaban sobre acontecimientos con una veracidad digna de los más valientes. los segundos, hacían pasar el rato. ambos con más o menos arte. luego aparecieron los que lo mezclaban todo para ganar audiencia. la audiencia se convirtió en lo único y la televisión se fue al carajo. hasta que llegó gente como Aaron Sorkin. el creador y guionista de El ala oeste de la Casa Blanca, guionista de La red social, y creador y guionista de Studio 60, es uno de los pocos que se atreve a hablar de la televisión desde la televisión, un señor que escribe The newsroom y a uno no le queda más remedio que aplaudir tras el piloto. una serie que es capaz de hacer la catástrofe del Golfo de México un thriller periodístico que sujeta el ritmo con tal rotundidad que obliga a creer que no tiene que pensar en las líneas de diálogo de cada personaje. Will McAvoy es el presentador del informativo de la noche en una televisión en abierto, Mackenzie McHale su productora ejecutiva, un montón de secundarios. y poco más. casi una hora en la redacción, en los despachos y en el plató. diálogos rápidos, fulminantes, emocionantes, apabullantes, casuales, devastadores, exagerados y reales como su profesión. discusiones, gritos, tensión, adrenalina, amor al trabajo, trabajo, trabajo, trabajo, equipo, tiempo límite, fama, veracidad, ficción. las noticias ciertas se alimentan del guión imaginado. y viceversa, claro. qué es real y qué no? al uno le resulta casi imposible de saber. pero da lo mismo (en serio, no importa). porque cuando uno no se siente estafado al otro lado de la redacción, el resto son descartes. además, y para rizar el rizo de los que nos las damos de puristas y gourmets, los actores, a priori, son gente rara. Jeff Daniels (me quiere usted disculpar un momento?), Emily Mortimer, John Gallagher jr, Allison Pill, Thomas Sadoski, Sam Waterston y Olivia Munn. pero funcionan en la pantalla como si fueran un reloj suizo acabado de engrasar. así que todo eso. The newsroom. casi nada.

trátalo como si fuera importante. Emily Mortimer, the newsroom.

palabras

(escuchando Norah Jones, little broken hearts)

se pueden decir muchas cosas. pero Juan José Millás, el veintisiete de abril de este dos mil doce, lo dijo mejor que muchos en El País (esa sarta de periodistas de rojos).

un sindiós
desde que los ministros de Rajoy, en especial Montoro y Ana Mato, decidieron explicar didácticamente los porqués de la demolición del Estado, entendemos las cosas mucho mejor. he aquí un resumen, claro como el agua, de sus argumentos: se pone precio a la sanidad para que continúe siendo gratuita y se expulsa de ella a determinados colectivos para que siga siendo universal. se liquidan las leyes laborales para salvaguardar los derechos de los trabajadores y se penaliza al jubilado y al enfermo para proteger a los colectivos más vulnerables. en cuanto a la educación, ponemos las tasas universitarias por las nubes para defender la igualdad de oportunidades y estimulamos su privatización para que continúe siendo pública. no es todo, ya que al objeto de mantener el orden público amnistiamos a los delincuentes grandes, ofrecemos salidas fiscales a los defraudadores ambiciosos y metemos cuatro años en la cárcel al que rompa una farola. todo este programa reformador de gran calado no puede ponerse en marcha sin mentir, de modo que mentimos, sí, pero al modo de los novelistas: para que la verdad resplandezca. dentro de esta lógica implacable, huimos de los periodistas para dar la cara y convocamos ruedas de prensa sin turno de preguntas para responder a todo. nadie que tenga un poco de buena voluntad pondrá en duda por tanto que hemos autorizado la subida del gas y de la luz a fin de que resulten más baratos y que obedecemos sin rechistar a Merkel para no perder soberanía. a no tardar mucho, quizá dispongamos que los aviones salgan con más retraso para que lleguen puntuales. convencidos de que el derecho a la información es sagrado en toda democracia que se precie, vamos a tomar RTVE al asalto para mantener la pluralidad informativa. a nadie extrañe que para garantizar la libertad, tengamos que suprimir las libertades.

y, para que se note que los que dibujan también saben hacerlo para gritar, ahí va vocenconfutura. por todos los dioses, que no se olvide nadie.

no subestimes nunca el poder de la negación. Kevin Spacey, american beauty.

cortinas

(escuchando bog country, the crossing)

– es absolutamente necesario que el gobierno en masa monte en cólera. hay que generar unanimidad y conseguir que el país entero sea una masa compacta que lucha contra el invasor.
– disculpe, invasor?
– nos están quitando lo que es nuestro. y eso no se puede tolerar.
– ya, pero… invasor? usted cree que funcionará?
– claro que funcionará. siempre ha funcionado. cuando hay grietas, la mejor forma de taparlas con mucho pegamento. y este ataque va a ser el pegamento que necesitamos.
– y qué van a hacer al respecto?
– qué quiere decir qué vamos a hacer? nada.
– cómo qué nada? si van a montar el cólera contra el invasor, habrá que hacer algo, no? porque no podemos montar el cólera y ya está.
– claro que podemos. lo que tenemos que hacer es amenazar con que tomaremos fuertes medidas. y cuando preguntes qué medidas, decir que vamos a montar un gabinete de crisis para que las estudie.
– no sé, no tengo muy claro que vaya a funcionar. no sería mejor tener un plan b, por si acaso?
– tiene razón, es mejor tener algunos ases en la manga.
– usted cree que, con la que está cayendo, vamos a encontrar otro as?
– qué le parece lo de la caza?
– uf, no sé. no me convence. eso no es meterse en un terreno muy pantanoso, no cree? qué postura querría tomar?
– ninguna. diremos que ya lo sabíamos y, pero nada más.
– cómo nada más?
– pues eso, nada más. que ese es un tema que trataremos en privado con quién haya que tratarlo, pero que es demasiado delicado para hablar de ello antes de lo necesario.
– no sé, no sé. casi me convence menos que lo de montar en cólera.
– tranquilo, ya verá como se lo tragan. la carnaza es mucho mejor que la política, se lo digo por experiencia.
– bueno, usted es el profesional.
– pues eso. aunque, sabe qué? haremos las dos cosas: lo de la caza y lo de la cólera. así tendremos a la gente entretenida, como mínimo, un mes.
– tanto?
– ya lo verá. y, si lo manejamos bien, incluso un poco más.
– entonces, de lo de los recortes en educación, sanidad y todo lo demás, no preparo declaraciones?
– no, no hace falta.

Winifred: qué nos han hecho los albaneses?
Conrad: qué han hecho por nosotros? qué sabemos de ellos?
Winifred: nada.
Conrad: ves? se lo guardan todo. huele mal. no se puede confiar en ellos.

Anne Heche & Robert de Niro, la cortina de humo.

uvedobles

(escuchando Trombone Shorty, backatown)

me llamo Dalton Russell, presten atención a lo que digo, pues escojo mis palabras con cuidado y nunca me repito. les he dicho mi nombre, soy el quién. el dónde podríamos describirlo como una cárcel. pero hay una enorme diferencia entre estar en una celda diminuta y estar en una cárcel. el qué es fácil. hace poco he puesto en marcha y llevado a cabo los planes para ejecutar el atraco perfecto a un banco. eso incluye el cuando. y el porqué, a parte de la motivación económica, es así de simple: porque puedo. lo cual nos deja solo el cómo y, señores, he ahí la cuestión, como diría Shakespeare.

Clive Owen, plan oculto.

democracia

(escuchando Hugh Laurie, let them talk. sí, sí, el señor House y su piano bluesero)

hace mucho de esto, pero hay cosas que (desgraciadamente) no han cambiado ni un poquito.

lo siento, pero no quiero ser emperador. no es lo mío. no quiero gobernar o conquistar a nadie. me gustaría ayudar a todo el mundo, si fuera posible. a judíos, gentiles, negros, blancos. todos nosotros queremos ayudarnos mutuamente. los seres humanos somos así. queremos vivir para la felicidad y no para la miseria ajena. no queremos odiarnos y despreciarnos mutuamente. en este mundo hay sitio para todos. y la buena tierra es rica y puede proveer a todos. el camino de la vida puede ser libre y bello, pero lo hemos perdido. la avaricia ha envenenado las almas de los hombres, ha levantado en el mundo barricadas de odio, nos ha llevado al paso de la oca a la miseria y a la matanza. hemos aumentado la velocidad, pero nos hemos encerrado a nosotros mismos dentro de ella. la maquinaria, que proporciona abundancia, nos ha dejado en la indigencia. nuestra ciencia nos ha hecho cínicos, nuestra inteligencia, duros y faltos de sentimientos. pensamos demasiado y sentimos demasiado poco. más que maquinaria, necesitamos humanidad. más que inteligencia, necesitamos amabilidad y cortesía. sin estas cualidades, la vida será violenta y todo se perderá. el avión y la radio nos han aproximado más. la verdadera naturaleza de estos adelantos clama por la bondad en el hombre, clama por la fraternidad universal, por la unidad de todos nosotros. incluso ahora, mi voz está llegando a millones de seres de todo el mundo, a millones de hombres, mujeres y niños desesperados, víctimas de un sistema que tortura a los hombres y encarcela a las personas inocentes. a aquellos que puedan oírme, les digo no desesperéis. la desgracia que nos ha caído encima no es más que el paso de la avaricia, la amargura de los hombres, que temen el camino del progreso humano. el odio de los hombres pasará, y los dictadores morirán, y el poder que arrebataron al pueblo, volverá al pueblo. y mientras los hombres mueren, la libertad no perecerá jamás. soldados, no os entreguéis a esos bestias, que os desprecian, que os esclavizan, que gobiernan vuestras vidas. decidles lo que hay que hacer, lo que hay que pensar y lo que hay que sentir. que os obligan a hacer la instrucción, que os tienen a media ración, que os tratan como a ganado y os utilizan como carne de cañón. no os entreguéis a esos hombres desnaturalizados, a esos hombres-máquina con inteligencia y corazones de máquina. vosotros no sois máquinas. sois hombres. con el amor de la humanidad en vuestros corazones. no odiéis. sólo aquellos que no son amados odian, los que no son amados y los desnaturalizados. soldados, no luchéis por la esclavitud. luchad por la libertad. en el capítulo diecisiete de san Lucas está escrito que el reino de Dios se halla dentro del hombre, no de un hombre o de un grupo de hombres, sino de todos los hombres. en vosotros. vosotros, el pueblo, tenéis el poder, el poder de crear máquinas. el poder de crear felicidad. vosotros, el pueblo, tenéis el poder de hacer que esta vida sea libre y bella, de hacer de esta vida una maravillosa aventura. por tanto, en nombre de la democracia, empleemos ese poder, unámonos todos. lucharemos por un mundo nuevo, por un mundo digno, que dará a los hombres la posibilidad de trabajar, que dará a la juventud un futuro y a los ancianos seguridad. prometiéndoos todo esto, las bestias han subido al poder. pero mienten. no han cumplido esa promesa. no la cumplirán. los dictadores se dan libertad a sí mismos, pero esclavizan al pueblo. ahora, unámonos para liberar el mundo, para terminar con las barreras nacionales, para terminar con la codicia, con el odio y con la intolerancia. luchemos por un mundo de la razón, un mundo en el que la ciencia y el progreso lleven la felicidad a todos nosotros. soldados, en nombre de la democracia, unámonos.

Charles Chaplin, discurso final de el gran dictador, mil novecientos cuarenta.

lección

(escuchando vvaa, bso true blood)

han pasado ya un par de años. y la hemos usado un montón de veces, pero cada vez que la veo, le encuentro una vuelta nueva. hace tiempo, de hecho. tal vez esta noche.

Chuckie: ah, hola.
Skylar: hola.
Chuckie: qué tal, chicas?
Skylar: vienes a menudo?
Chuckie: a este lugar? sí, a veces, ya sabéis… bueno, de vez en cuando. estudiáis aquí?
Skylar: sí.
Chuckie: ya lo sé, he ido a alguna clase con vosotras.
Skylar: sí? a cuál?
Chuckie: historia.
Skylar: es posible.
Chuckie: sí, seguro que nos hemos visto. es probable que no os acordéis de mí. bueno, me gusta este sitio. aunque venga aquí no significa que sea un genio, pero reconozco que soy muy listo.
Clark: hola.
Chuckie: hola, tío. qué tal, cómo te va?
Clark: muy bien, y a tí? perdona, a qué clase les has dicho que ibas?
Chuckie y Skylar: historia.
Clark: ah, vaya. historia a secas? debía tratarse de historia general, eh?
Chuckie: sí, claro, general. deberías apuntarte, está bien. es una clase divertida.
Clark: y a tí te gustó?
Chuckie: sí. bueno, la encontré un poco, ya sabes, elemental.
Clark: de eso no hay duda. yo aún recuerdo esa clase, la daban justo entre el descanso y la comida, no?
Skylar: Clark, por qué no te vas y nos dejas en paz?
Clark: nena, no te agobies.
Skylar: por qué no te largas de una vez?
Clark: sólo me divierto con mi nuevo amigo, nada más.
Chuckie: estás buscando problemas?
Clark: no, no, no, no. no quiero problemas. tan sólo esperaba que me pudieras dar tu opinión sobre la evolución en la economía de mercado de las colonias del sur. yo opino que antes de la Guerra de la Independencia, los modelos económicos, especialmente en las colonias del sur, se caracterizaban en su mayor parte por seguir…
Chuckie: aclaremos una cosa…
Will: eso es sólo una opinión. supongo que eres un estudiante de primer curso y que acabas de leer a algún historiador marxista, a Pitt Garrison, probablemente. y estarás convencido hasta que el mes que viene leas a James Lemon, y entonces que las economías de Virginia y Pensilvania se basaban en contratos y ya eran capitalistas en 1740. hasta que el año que viene aparezcas por aquí vomitando a Gordon Putt, hablando sin parar de la utopía prerevolucionaria y los efectos en la economía de las movilizaciones militares.
Chuckie: pues en eso te equivocas, porque Putt subestima drásticamente el impacto de la sociedad…
Will: Putt subestima drásticamente el impacto de las desigualdades sociales basadas en la riqueza, especialmente la riqueza heredada. eso lo has sacado de Dickers, el condado de Essex, página noventa y ocho, verdad? yo también lo he leído. ibas a plagiar el libro entero o tienes ideas propias acerca de este asunto? vas en ese plan? entras en un bar y sueltas de memoria un párrafo haciendo creer a todo el mundo que es de cosecha propia? te montas esa historia para avergonzar a una chica y avergonzar a mi amigo? lo más triste de todo es que dentro de cincuenta años empezarás a pensar por ti mismo y te darás cuenta de que sólo hay dos verdades en la vida: una, que los pedantes sobran, y dos, que has tirado cien mil pavos en una puta educación que te hubiera costado un par de dólares por los retrasos en la biblioteca pública.
Clark: sí, pero yo tendré un título, y tú servirás patatas fritas a mis hijos cuando paremos a comer, antes de ir a esquiar.
Will: es posible, pero yo seré una persona de verdad. y si eso te supone algún problema, podemos salir a la calle y solucionarlo.
Clark: no, que va, ningún problema, tranquilo.
Will: seguro:
Clark: sí.
Will: bien.

Ben Affleck, Minie Driver, Scott William Winters & Matt Damon, el indomable Will Hunting.

emergencia

(escuchando LCD soundsystem, this is happening)

será una obsesión o simple derecho a pataleta? en cualquier caso, ahí va.

Tyler Durden: para qué la salida de emergencia a diez mil metros de altura? ilusión de seguridad.
narrador: sí, supongo.
Tyler Durden: por qué los aviones llevan mascarillas de oxígeno?
narrador: para poder respirar…
Tyler Durden: el oxígeno, te coloca. en caso de emergencia respiras hondo debido al pánico, de ese modo te vuelves eufórico, dócil, aceptas tu destino. está todo ahí, en los folletos. aterrizaje de emergencia a mil kilómetros por hora. caras inexpresivas, tranquilas, como vacas hindúes.
narrador: es una teoría interesante…

Brad Pitt & Edward Norton, el club de la lucha.

book

(escuchando suede, nude)

hay campañas de cuya difusión depende el destino de la humanidad. en serio.

D.A: oiga, es usted muy listo.
Joe: no tan listo.
D.A: bueno. y si no lo es, cómo se le ha ocurrido?
Joe: imaginando a alguien más inteligente que yo y preguntándome que haría él si estuviera en mi lugar.

Jim Frangione & Gene Hackman, el último golpe.



Copyright © 2004–2009. All rights reserved.

rss. fet amb wordpress sobre el tema modern clix, un disseny de Rodrigo Galindez. cuinat a foc lent per useixantaquatre.com