Archived entries for aburrimiento

partidas

(escuchando Esbjörn Svensson trio, winter in Venize)

cuando empezaron las partidas, todas las manos eran buenas. full, póker, incluso alguna escalera de color. jugar a cartas era un placer sólo igualado al del vencedor de la noche al recoger el montón de fichas que luego convertiría en un suculento fajo de billetes. alrededor de los tapetes, las latas de cerveza transformaban en vasos largos con la misma facilidad con la que los jugadores cambiaban las cartas si, al repartir, no había más de dos figuras iguales. los ceniceros quemaban puros cuya procedencia estaba más allá del atlántico, y los relojes dejaban de marcar la hora para dejar paso al tiempo entre paréntesis. hacía ya varios años que se había extendido por todo el planeta la moda de reunirse para jugar cualquier día del año. y todo parecía indicar que las largas noches de música, risas y dinero a raudales seguirían su curso interminable. pero no fue así. y nadie vio venir lo que ocurrió aquella mañana de hacía ya más de cuatro años. todos los programas de televisión y radio interrumpieron su programación para hablar de ello. los periódicos imprimieron ediciones especiales con todo lujo de detalles sobre la noticia. en todas partes se discutía el mismo tema. los fabricantes de cartas a nivel planetario, en un alarde de genialidad dudosamente ética, habían dejado de incluir ases y figuras en las barajas. la culpa, decían, eran los problemas financieros derivados de un elevado coste en las tintas para imprimir. la realidad, más vinculada a su tren de vida que a otra cosa, aunque nunca se llegará a saber a ciencia cierta, era otra muy distinta. automáticamente, las manos comenzaron a ser de parejas y dobles parejas. las apuestas bajaron y nadie se atrevía a ver ni a pensar en un farol. el riesgo descendió hasta casi cero y las partidas se quedaron en meros pasatiempos con los que no se ganaba ni se perdía nada. básicamente, porque no se jugaba nada. las conversaciones también variaron la temática. ya no se hablaba de música o de cine o se hacía coña con la jugada más arriesgada, sino que se discutía sobre cuándo se volverían a repartir ases y figuras. te acuerdas cuando hacíamos un par de pókers por partida? aquello eran noches. y si cambiamos de juego?, propuso alguien. ni hablar, dijeron sus interlocutores al unísono. aquí siempre hemos jugado al póker y vamos a seguir haciéndolo hasta que nos dejen hacerlo, no estáis de acuerdo? claro, claro, dijeron todos.

la arena está sobrevalorada, sólo son piedras diminutas. Jim Carrey, olvídate de mí.

perdón?

(escuchando Mumford and sons, sigh no more. curioso descubrimiento)

cada uno usa el cerebro como puede. es un órgano extraño. para algunos más que para otros. por eso este magnífico guión ha batido todos los récords de taquilla. hasta que llegó Avatar, claro.

Bella: por qué me odiabas cuando nos conocimos?
Edward: es cierto… pero sólo por desearte tanto… aún no se si puedo controlarme.
Bella: yo sé que sí.
Edward: no logro leer tu mente. tienes que decirme lo que piensas.
Bella: ahora tengo miedo.
Edward: bien.
Bella: no, no te tengo miedo a ti, tengo miedo a perderte. siento que vas a desaparecer.
Edward: no sabes el tiempo que llevo esperándote.

Kristen Steward & Edward Cullen, crepúsculo.

tres pantallas

(escuchando Ben Harper and the relentless7, white lies for dark times)

viernes.
cuando explican que alguien ha tardado doce años en realizar una película, sabes que vas a ver una obra de una precisión minuciosa. que no se habrá dejado ningún detalle sin estudiar, nada sin retocar doce veces, una por año al menos, y que no habrá ni un fallo en toda la producción. esperas que te emocionen un poco, que te hagan sentir algo más allá del corazón acelerado, las manos apretando con fuerza los brazos de la butaca, el nudo en la garganta. y que será un espectáculo tan fascinante que tardarás años en volver algo así. sabes que no le faltará de nada. bueno, casi de nada. oye, tú has visto el guión por alguna parte? no. alguien ha visto el guión? el guión? había un guión? claro, tiene que haber un guión. yo creo que no. no lo encargaste tú? no, yo no encargué nada. joder, y ahora qué hacemos? bueno, tranquilos. esto va a ser tan alucinante que nadie se va a dar cuenta de que no hay guión. bueno, pero los actores tendrán que decir algo, no? joder, que tenemos a Sogourney Weaver. claro, claro. a ver, tú, el chaval de los bocatas, tu no querías ser guionista? sí, señor Cameron. vale, pues escríbeme un guión para mañana, que hay que empezar a rodar en un mes y no tenemos frases. toma, esta es la historia. ponle diálogos. sí, señor Cameron. ala, solucionado. qué lástima de Avatar, por todos los dioses.

sábado.
por suerte, Spike Jonze sí tenía guionista. y talento. y alma. y muchas ideas. Max escucha, siente, juega, ríe, llora, con una cámara casi documental, con un alma más grande que la de más de la mitad de la cartelera. donde viven los monstruos, cuánta sinceridad en una historia tan adaptada, pero tan original como su director. una gozada no apta para todos los públicos, el mundo visto con los ojos de un niño, con sus juegos absurdos, sus miedos, sus anhelos, sus sentimientos. emociona saber que todavía hay directores que son capaces de vender una idea y luego rodarla como les da la gana, con firma y todo. emociona meterse en una sala de cine y notar que se ha hecho lo mejor posible con una idea y que se ha dado todo por plasmar una visión muy distinta a la que nadie espera. una gozada emocional.

domingo.
Sheldon y Leonard son dos físicos teóricos que saben un montón de todo. pero sólo en teoría. la práctica es otra cosa. y ahí radica el humor. un humor que no trata a los espectadores como tontos ni olvida que la audiencia es fiel, siempre y cuando tengas algo que contar. y ellos saben de todo, así que siempre tienen algo que contar. su Teoría del Big Bang es una de esas pequeñas series a las que te enganchas sin querer, pero ya no puedes dejar de verlos ni de reirte hasta que no hayas terminado con todo. otra gozada televisiva que refuerza nuestra teoría sobre el viaje de los guionistas de cine a pantallas más pequeñas y libres (aunque sólo sea un poco).

Clementine: se acaba, Joel. pronto desaparecerá.
Joel: lo sé.
Clementine: qué hacemos?
Joel: disfrutar de ello.

Kate Winslet & Jim Carrey, olvídate de mí.



Copyright © 2004–2009. All rights reserved.

rss. fet amb wordpress sobre el tema modern clix, un disseny de Rodrigo Galindez. cuinat a foc lent per useixantaquatre.com