letras

(escuchando dinosaur jr, i bet on sky)

en política, igual que en homeopatía, la combinación de distintos elementos entrega conclusiones distintos en función de quién lo interprete. en el caso de la medicina alternativa, dicen sus seguidores que, al agitar moléculas de agua mezcladas con muy pequeñas dosis de otros elementos, se genera una cantidad de energía que cambia su composición y la mezcla con la del elemento con el que estén en contacto. los científicos, sin embargo, dicen que es imposible que la fricción afecte a su composición molecular y mucho menos que la altere, aunque sea con energía calorífica. de hecho, afirman que, tras comprobar los efectos del agua sin elementos y con elementos homeopáticos, se puede afirmar que la homeopatía no es más que un placebo. eso dice la ciencia. por su parte, los creyentes en las medicinas alternativas dirán lo contrario y utilizarán teorías sobre elementos intangibles. más o menos como lo que ocurre en política. la combinación de las letras del alfabeto entrega resultados distintos, incluso diametralmente opuestos, en lo que a comprensión lectora se refiere, según quién la analice. si se hace caso de los lingüistas, incluso de personas con graduado escolar, las frases pueden tener un doble sentido, pero siempre y cuando exista de forma implícita. en caso contrario, el sentido es único y se basa en la definición que da la Real Academia de la Lengua de cada una de las esas combinaciones de letras, también llamadas palabras. el político, por su parte, otorgará un significado u otro en función de una serie de circunstancias que se modifican según las consecuencias que se deriven de la utilización de esas letras. que se crea en uno u otro sentido es una cuestión de fe y de nada más. aunque una eme y una i y una e y una erre y una de y una a puestas todas juntas sólo pueden significar una cosa.

lo mismo te digo una cosa que te digo la otra. Manuel Manquiña, airbag.