duda

(escuchando Aretha Franklin, today i sing the blues)

al llegar al torno que separa los que han pagado de los que no, se despidieron. nos llamamos, vale? vale. se quedaron en silencio. qué buena, la película, no? sí. genial. bueno, pues hasta luego. adéu. adéu. al andar, su espalda comenzó a susurrarle date la vuelta y mírala. en la escalera mecánica, ya era un grito de desesperación. pero luego se acordó de algo que le había contado hacía un par de semanas. era una historia que había visto en el cine. un hombre y una mujer se despedían en unas escaleras. y él pensaba si le gusto, se dará la vuelta. y ella se había girado. ese pequeño recuerdo, que duró sólo cuatro segundos y cuarenta y cuatro centésimas, le hizo sonreír. y también le dio miedo. siguió andando. y no se giró.

la vida no se mide en minutos, se mide en momentos. Brad Pitt, el curioso caso de Benjamin Button.