crisis

(escuchando Sheryl Crow, detours. la fidelidad tiene sus pequeñas recompensas)

por suerte o por desgracia, el autobombo de algunos gobiernos nos da de comer. aunque sea con un cohete en la parte baja de la espalda, un taladro en las paredes de la oficina y los nervios a flor de cactus en la piel.
clic-qui-ti, clic-qui-ti, clic. clic, quiti-clic. clic, quiti-clic.

y nadie mejor que Pepe para explicarlo.

y cuando no hay nada más que añadir, no hay nada más que añadir.